El blog es una de las partes más importantes de tu página web. Es la herramienta que te va a permitir atraer visitas interesadas en tu servicio de forma natural.

Pero un blog necesita contenidos. Y en este post voy a hablarte de algunas claves para que puedas crear artículos que consigan visitas, y el tráfico de tu sitio web empiece a crecer.

Tipos de artículo para un blog

Antes de empezar a hablar sobre cómo elaborar un artículo, necesitas saber qué tipo de artículo quieres escribir.

En el post de la semana pasada sobre Palabras Clave, te hablé de las fases que atraviesa tu cliente en su proceso de compra.

Hablamos de la fase de toma de conciencia, la fase de consideración y la fase de decisión. Los artículos de tu blog inmobiliario son claves si queremos llegar a ese cliente en las dos primeras fases y convertirnos en relevantes para él o ella.

Teniendo esto en cuenta, voy a diferenciar dos tipos de artículos:

1. Artículos 100% para tu Blog


Este es quizá el que más te puede interesar en un principio. Son artículos largos, con contenido de mucho valor y que forman parte de una estrategia orientada a vender tu servicio.

El número de palabras de un post no debe obsesionarte. Lo que sí es verdad es que un artículo que contenga información de valor y que esté enfocado a resolver todas las dudas de un potencial cliente, es raro que baje de las 1000 palabras.

El objetivo de este tipo de artículo es ofrecer el mayor valor posible a tu potencial cliente, para que encuentre la respuesta a su consulta y no se vaya a otro lugar a buscar más información después de visitar tu blog.

Una vez sepas de qué quieres hablar, tendrás que preparar un estudio de palabras clave, saber qué ha escrito tu competencia, y preparar el mejor contenido que un usuario podría encontrar en internet sobre ese tema.

La cantidad de artículos que debes escribir depende mucho de tu audiencia y de tu servicio. En mi caso, cuando trabajo el blog de un cliente, suelo recomendar tener entre 20 y 30 artículos de calidad.

Este tipo de contenidos son dinámicos. Los iremos ampliando con información valiosa y los mantendremos siempre actualizados.

2. Artículos para redes sociales


Si tu estrategia está enfocada 100% a las redes sociales, necesitas contenidos diarios para atraer potenciales clientes y mejorar tu tráfico orgánico.

Son artículos cortos (300-400 palabras), que tratan de cuestiones muy específicas, y que buscan llamar la atención.

Lo más importante en este tipo de artículo son los títulos, los formatos gráficos y que deben tratar sobre temas de actualidad.

Estos son los dos tipos de artículos que vas a utilizar a partir de ahora.

Si tu web es nueva, o no recibes visitas de calidad, te recomiendo empezar por el primer tipo. Con tiempo, paciencia y trabajo duro, conseguirás consolidar tu sitio web en internet por encima de tu competencia.

Cómo escribir un artículo

Más del 60% de los artículos que se escriben en internet acaban enterrados y sin lectores.

La competencia es dura, y por eso muchos profesionales optan por contratar los servicios de redacción de alguna agencia.

Es una buena opción. Escribir artículos que atraigan visitas es una actividad que requiere tiempo, algunos conocimientos técnicos y seguimiento.

Pero creo que, aunque contrates el servicio, deberías saber cómo se elabora un artículo para un blog.

Pasos para escribir un artículo

Ejemplo de como hacer un articulo

He optado por seguir la guía de Webs a 100 y sus 7 pasos para redactar tu primer mega artículo.

1. Piensa un tema


No te preocupes. Sé que esta fase asusta. Al principio es relativamente fácil. Pero cuando has escrito 5 artículos empiezas a preguntarte de qué vas a hablar ahora.

La clave está en tu cliente y en las 3 fases de su proceso de compra.

Eres un profesional del sector. Así que sabes perfectamente que le preocupa a tu cliente ideal en cada una de las fases.

Te pondré un ejemplo enfocado a la fase de toma de conciencia.

“Tu cliente ideal es una pareja de unos 35 años, que compró su primer piso hace 10 años. Es pequeño, de 1 habitación, pero tiene mucha luz y les encanta vivir ahí.

El problema es que están empezando a hablar de tener hijos. No lo han decidido aún, y no han empezado a pensar en que eso supondrá seguramente un cambio de vivienda.

Eso sí, empiezan a pensar en cómo optimizar el espacio y sacar el máximo partido a su vivienda de 45 metros cuadrados.”

Si quieres llegar a ellos antes que tu competencia, puedes escribir un artículo sobre ejemplos de pisos pequeños bien distribuidos y de lo bien que se vende este tipo de producto por la alta demanda de alquiler.

De esa forma, además de darles posibles soluciones a su problema, les estás ayudando a llegar a la fase de consideración.

Es probable que no sepan que su piso, a pesar de ser pequeño, tiene mucha demanda en el mercado.

2. Redacta un título atractivo


Esta fase no debería ser un problema para ti. Conoces a tu cliente ideal, sabes qué quiere encontrar y tienes las palabras clave que necesitas.

Combina los 3 elementos y obtendrás títulos irresistibles para tus artículos.

3. Escribe una buena introducción


No empieces a saco. Dedica el primer párrafo a contarle al lector o lectora qué problema solucionas con el artículo.

En unas pocas palabras debes convencerle de que el contenido va a ayudarle de verdad.

Háblale de su necesidad, de su miedo e introduce algunos datos estadísticos. Por ejemplo, “En 2018, más del 50% de los pisos vendidos tenían menos de 50 m2 y se vendieron en menos de 20 días de media”.

4. Incluye contenido visual


Las fotografías, vídeos e infografías, ayudan a tu lector o lectora a entender de qué estás hablando con material audiovisual.

Aunque lo ideal es utilizar imágenes propias, siempre puedes utilizar imágenes de stock.

Y si encuentras algún vídeo en internet que ilustre lo que estás explicando, no dudes en utilizarlo.

5. Escoge las palabras clave adecuadas


Antes de empezar a escribir tu artículo, prepara tu estudio de palabras clave. Utiliza todas las variaciones de la palabra clave principal, y ayuda a Google a entender de qué trata tu contenido.

6. Enlaces internos y externos


Si has utilizado fuentes de información externas para redactar tu artículo, no dudes en poner un enlace hacia sus páginas.

No te va a perjudicar y Google verá que te has preparado el contenido.

También utiliza enlaces hacia otros contenidos de tu blog si crees que son relevantes para tu usuario.

Conclusiones

Como en todo, la clave está en empezar y hacer. No por leer este artículo vas a redactar artículos perfectos a la primera.

Un truco que te puede ayudar a mejorar tus contenidos es mirar qué ha escrito tu competencia y, si está bien posicionado en internet, tómalo como guía y mejóralo. Así de fácil.

Recuerda que estos artículos que escribo son para que empieces a dar tus primeros pasos en la buena dirección.

Pero la clave está en la práctica. Es como si te regalo un libro sobre abdominales y, al acabar de leerlo, tuvieras tu 6 pack.

Saludos y hasta la próxima semana.