Hoy un artículo breve pero intenso. Como a mí me gustan. Quiero hablarte de por qué deberías incluir información sobre lo que cobras en tu página web y cómo puedes superar ese miedo a que no te contacten si lo haces.

Y para ponernos un poco en situación, quiero que pienses en internet de una forma un poco diferente a como sueles hacerlo.

Olvida por un momento que internet es un medio virtual e imagina que se trata de un lugar físico. Algo parecido a un centro comercial.

Pero no un centro comercial convencional. Sino uno en el que los usuarios disponen de muy poco tiempo para visitar cada una de las tiendas, y en el que existen muchas tiendas vendiendo el mismo producto.

Ahora imagina que tu inmobiliaria es una de esas tiendas. Y a tu alrededor hay al menos 10 inmobiliarias más. ¿Qué información crees que deberías poner en tu escaparate para conseguir que esos usuarios se paren en la tuya y no en cualquier otra?

Si nos centramos en atraer la atención de potenciales compradores, la respuesta es bastante sencilla. Sabemos que quieren ver pisos y, quizá, información sobre financiación.

¿Pero qué pasa cuando queremos llegar a propietarios y convencerles de que somos la mejor opción si quieren poner su piso a la venta?

Aquí la cosa se complica. Sobretodo porque como consumidores, esos propietarios solo prestarán atención a mensajes que den una respuesta clara a sus necesidades.

Al fin y al cabo, hemos dicho que tienen pocos segundos para decidir en qué inmobiliaria van a entrar.

Beneficios y honorarios de tu servicio

Si de verdad quieres llamar la atención y conseguir captar la atención de propietarios interesados en vender su vivienda, necesitas claridad, concreción y brevedad.

Y para conseguirlo, es imprescindible que conozcas las necesidades reales de ese propietario al que quieres dirigirte. Así podrás decidir qué parte de tu servicio solventará de forma más efectiva esa necesidad.

Esta parte ya la hemos comentado en otros artículos. Y seguiremos hablando de ello en otros que estan por llegar.

Pero una vez tu potencial cliente (propietario) sabe que tu inmobiliaria es la que mejor solucionará su problema, querrá saber cuánto le va a costar.

Y recuerda. Solo tienen alguno segundos para decidir si entra en tu inmobiliaria o no. Así que si quieres ganar esta competición necesitas responder, al menos, a las dos preguntas más importantes que cualquier usuario se hace antes de contratar un servicio o comprar un producto:

¿Es realmente para mí? y ¿Estoy dispuesto o dispuesta a pagar lo que piden?

El problema no son los honorarios sino el valor de tu servicio

Es importante diferenciar entre precio y valor. Al fin y al cabo, uno es la consecuencia del otro. O así debería ser.

Te pondré un ejemplo. ¿Conocer la marca Mercedes? Es probable que alguna vez te hayas planteado adquirir un coche de esta u otra marca de precios similares.

Comprarse un Mercedes conlleva una serie de beneficios. Y los usuarios de este tipo de coche, no suelen fijarse en el precio. Al menos no de forma obsesiva.

Se centran en el valor que la marca aporta a sus clientes. Hablamos de exclusividad, diseño, estatus, seguridad o tecnología.

Cada uno de estos valores justifica el precio del vehículo por lo que la discusión no se centra en su precio, sino en si puedo pagarlo o no.

Incluir qué cuesta contratarte en tu página web debería ser obligatorio.

Primero porque tus potenciales clientes entran en tu web buscando información. Y coincidirás conmigo en que saber cuánto cobras es importante para ellos.

Segundo porque solo así podrás justificar lo que cobras. Céntrate en explicar en tu página web todos y cada uno de los beneficios de contratarte y verás como tus honorarios dejan de ser el centro de la ecuación. Puede que incluso parezcan menores de lo que son teniendo en cuenta todo lo que incluyen.

Y si aún así tienes la sensación de que cobras mucho y que eso asustará a tus potenciales clientes, quizá deberías replantearte tu servicio y darle más valor.